Renunciar para crecer y así vencer un miedo más.

ILEANA BAEZ lifestyle mindset

 

Letitgotogrowth_leaptotrendblog

Updated: July, 2019 

Renunciar es más que dejar un trabajo.

Es curioso que al escuchar la palabra renunciar, inmediatamente viene a la mente renunciar a un empleo, a un lugar de trabajo. Recientemente he estado hablando del tema de ser mi propio jefe o “my own boss”, y en esta publicación q­­uiero hablarles algunas cosas o situaciones a las que se debe renunciar en pro de buscar una mejor vida.

Cuando hablo de “my own boss” no solamente me refiero a ser el dueño de tu propio negocio, y lo aclaro porque no todo el mundo es feliz teniendo su propio negocio o no todo el mundo desea renunciar a su empleo. Ahora bien, es importante reconocer que para ser “my own boss” en ocasiones se debe renunciar a aquello que atrasa, coarta, limita o aleja de nuestro potencial; atándonos a un estado actual que no cambia y que no evoluciona. Renunciar no es un proceso fácil, es un proceso de confrontación y es un proceso – muchas veces – doloroso.

Como parte de nuestro viaje por la vida estamos constantemente en un proceso de evaluación interna - esas banderitas rojas que se levantan en nuestra cabeza y nos hacen sentir que es momento de detenernos a evaluar lo que estamos viviendo. Es ese momento el que debemos utilizar para identificar aquellas cosas a las que aun sintiendo apego o sintiendo que son parte de nuestra rutina debemos renunciar para ganar salud, satisfacción personal o felicidad.

Renunciar – en este caso - es el proceso de dejar ir los estilos de vida dañinos, las relaciones tóxicas, los patrones de ansiedad y todo lo que nos aleja de la felicidad.

Muchas veces para ganar familia, tiempo, salud, amor, felicidad y satisfacción personal debemos renunciar a los estilos de vida dañinos, tóxicos, y/o amenazantes. Con esto me refiero a un estilo de vida que pone en riesgo nuestra salud, a relaciones que afectan nuestra autoestima o progreso, a empleos que afectan nuestra salud espiritual, social y física y a todo aquello que nos aleja, nos coarta, nos atrasa y nos limita nuestro potencial, y nos aleja de nuestro propósito.

Tengo una profesión que me genera mucho estrés porque es gran responsabilidad así que, aunque me fascina debo reconocer que los ajustes han sido necesarios para compensar el tiempo con mi familia, salud y felicidad. La sociedad ha tratado de imponernos unos estándares muy altos para cumplir con lo que le llaman éxito, y en ocasiones comprometemos la salud física y mental, con tal de sentirnos realizados. Los cambios son necesarios, y más cuando nuestro cuerpo está agotado, nuestra mente no genera ideas nuevas o buenos pensamientos, y nuestro espíritu no vive regocijado.

Renunciar es una acción, una decisión que conlleva voluntad y sabiduría para determinar el momento indicado y las acciones correctas para hacerlo.

Aquí les comparto 5 puntos que pueden ayudar en el proceso de hacer cambios drásticos en la vida con el propósito de crecer:

  • Algunas cosas no nos funcionan porque renunciamos a ellas antes de tiempo.
  • Las decisiones deben ser consientes e informadas, no basadas en un sentimiento o emoción momentánea.
  • Se debe tener un plan de acción y una red de apoyo antes, durante y después de todo proceso.
  • Cuando se decide renunciar – a lo que nos esta afectando - es porque hemos intentado cambios, alternativas y hemos entendido no funciona. 

Hemos decidido cambiar. Los cambios traen desafíos, eso lo sé porque los he vivido mucho recientemente. Los desafíos, pueden causar miedo, es natural, es normal. Una vez este proceso pasa, lo nuevo se hace cotidiano y los resultados se hacen evidentes, estamos feliz; hemos ganado.

¡Has vencido un miedo más!



Older Post